La Historia del Vestido de Quinceañera

La Historia del Vestido de Quinceañera

noviembre 16, 2021

A lo largo de los años, los quinceaños han evolucionado en sus celebraciones, y las tradiciones del rito de iniciación son diferentes en cada país. Sin embargo, hay un elemento que siempre es constante: el vestido de quinceañera. El atrevido y voluminoso vestido de fiesta es uno de los aspectos más emblemáticos de la tradición. Pero, ¿cómo ha llegado a ser tan icónico el vestido de quinceañera?

 

La quinceañera, tal y como la conocemos hoy, tiene sus orígenes tanto en la cultura española como en la antigua azteca. Cuando los europeos y las culturas autóctonas se cruzaron, ¡sus diversos ritos de inciación femeninos se fusionaron lentamente para crear lo que hoy se conoce como la celebración de los quince años!

 

Originalmente, la quinceañera indicaba que una joven estaba preparada para el matrimonio. Claramente, ya ese no es el caso: ¿te imaginas que tus chambelanes estuvieran allí para impresionar a tus padres como posibles pretendientes? Sí, nosotros tampoco podemos. Con el paso del tiempo y al llegar al siglo XX, la quinceañera ya era muy parecida a lo que conocemos hoy: la celebración que representa la transición de niña a mujer, ya que sus padres empiezan a dejarla maquillarse y asistir a fiestas de adultos.

 

Como es de esperar, muchas de las reglas y normas sociales relacionadas con los quince han cambiado. La mayoría de las chicas han empezado a maquillarse antes de cumplir los 15 años, y "hacer tu entrada en la sociedad" ya no es un concepto relevante, pero la celebración de tu transición de niña a mujer sigue siendo el objetivo principal del evento. Actualmente, esta celebración es una gran fiesta en la que puedes coleccionar recuerdos inolvidables con tus amigos y tu familia mientras llevas un vestido precioso que te hace sentir como una princesa.

 

El vestido de quinceañera, tal y como lo conocemos hoy, no siempre fue el atrevido y voluminoso vestido de fiesta que conocemos y nos encanta. En las primeras etapas de la quinceañera (cuando definía si estabas lista para casarte), las chicas se vestían de blanco o de rosa, y el vestido no era necesariamente un vestido de fiesta. La mayoría de las chicas se limitaban a llevar un bonito vestido, ya que la celebración era mucho más pequeña de lo que es en la actualidad.

 

A medida que los quince evolucionaron, los vestidos de fiesta y los estilos atrevidos y brillantes, que son tan comunes en los quince hoy en día, eran utilizados por chicas que pertenecían a familias adineradas, al igual que las fiestas más grandes. La mayoría de las chicas tenían una celebración más pequeña y sencilla. ¡El uso de vestidos de fiesta brillantes por parte de todas las quinceañeras coincidió con la inmigración!

 

En el siglo XX, las familias latinoamericanas empezaron a emigrar a Estados Unidos y a prosperar economicante. Esta prosperidad los motivó a planear grandes fiestas de quinceañeras como las celebradas en su país, y de repente, la gran celebración de los quince años ya no exclusiva de los más adinerados de la sociedad. En la década de 1960, en la mayoría de los países latinoamericanos, el vestido de fiesta era el estilo que las quinceañeras preferían, por lo que los diseñadores y las boutiques empezaron a satisfacer esta demanda.

 

Obviamente, los vestidos de quinceañera de hoy en día no son sólo color rosa y blanco. La evolución de los quinceañeros ahora refleja la personalidad única de cada joven. Sin embargo, el elemento central de los quinceaños sigue siendo el mismo: la transición de niña a mujer, y un vestido de fiesta espectacular.